Un producto ecológico es aquel que procede de la agricultura ecológica y que está certificado por un organismo de control autorizado. Esto se certifica mediante un etiquetado correcto y exhaustivo. Los productos ecológicos también pueden ser denominados biológicos u orgánicos.

La producción ecológica respeta el ritmo natural de crecimiento tanto de animales como de plantas, lo que proporciona mayor concentración de nutrientes, mayor intensidad de las cualidades organolépticas y una mayor conservación de las frutas y verduras en condiciones óptimas y contribuye a la sostenibilidad del Planeta.
Además este tipo de alimentos  no utiliza en el momento de producción sustancias químicas como pesticidas, fertilizantes, hormonas, etc; aditivos artificiales ni organismos modificados genéticamente (OMG o transgénicos).

Debido a los métodos de cultivo sostenible, el precio de los productos ecológicos es más alto que los que consumimos habitualmente. Esto lo vemos reflejado en la utilización de menos químicos, lo que hace que el productor sea más constante y laborioso; y se respeta este trabajo tan real.

En España nos encontramos a la cabeza de la producción ecológica europea y ya somos uno de los 10 países que más consumimos alimentos ecológicos.

Por ello, cuando haga su compra y vea un alimento certificado como ecológico, podrá estar seguro de que se ha producido según estrictas normas medioambientales y de bienestar animal de la U.E., reconociendo el verdadero trabajo del productor y que lleva un control regularmente.